miércoles, 9 de julio de 2014

Espaguetis con salsa de aguacate y tomates asados




La receta que os traigo hoy es muy sencilla, ideal para una cena rápida o un primer plato.

Ingredientes para 4 personas:
  • 400 g de pasta, en este caso espaguetis
  • 2 aguacates maduros
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla suave
  • 1 guindilla pequeña
  • 4 tomates grandes
  • el zumo de medio limón
  • aceite de oliva
  • sal, pimienta negra y orégano
  • semillas de sésamo


Preparación:

En una fuente apta para el horno, colocamos los tomates cortados a la mitad, los rociamos con aceite de oliva, sal, pimienta negra molida y una pizca de orégano. Los horneamos a 150º durante una media hora, hasta que los veamos bien asados.

Entre tanto hacemos la salsa de aguacate pochando la cebolla y el ajo, bien picados, en un poco de aceite de oliva. Salamos, añadimos la guindilla sin las pepitas, y dejamos cocinar hasta que la cebolla empiece a estar ligeramente dorada. Apagamos y reservamos.

Abrimos los aguacates a la mitad en sentido longitudinal y, con una cuchara sopera, extraemos la pulpa; con un tenedor hacemos un puré con ella, salamos y añadimos unas gotas de limón.

Mezclamos bien con la cebolla y el ajo pochados, hasta conseguir un salsa homogénea. Probamos de sal y rectificamos si es necesario, ya que al aguacate le queda bien un punto de sal.

Escurrimos los espaguetis, y los servimos con la salsa de aguacate y los tomates asados. En cuanto a los tomates asados, podéis retirarles la piel cuando estén tibios, ayudándoos de una cuchara. A mi me encantan con la piel, así que los dejé tal cual salieron del horno.

Regamos el plato con la salsa de asar los tomates, y con las semillas de sésamo

Listo!


Bo proveito!¡Buen provecho!

miércoles, 25 de junio de 2014

Manzana rellena de helado de vainilla en salsa de ron y frutos secos


Hace ya algún tiempo que sólo publico los martes (aunque esta vez lo haga en miércoles) porque las horas del día no me dan para más!!! ahora que empiezan las vacaciones escolares, la verdad es que no sé si eso mejora o empeora...madre mía lo que hay que hacer para llenar tantas horas y tantos días de vacaciones para dos niñas!! 

Estos últimos días en el trabajo esta conversación se repite sin cesar, que si no conseguí campamento para los niños, que si el que hay es muy caro, que las horas que tengo a la señora en casa no me llega para cubrir mis horas de trabajo...y así hasta el infinito y más!  

Sinceramente creo que hay algo que esta sociedad y vida que llevamos está haciendo rematadamente mal, es imposible conciliar la vida laboral y familiar, por lo menos a la mayoría de los trabajadores, y no todos pueden permitirse decidir cuál de los dos deja de trabajar para quedarse en casa, y tampoco tener personas que nos cuiden a los niños mientras están trabajando...en fin, un despropósito que cada uno soluciona como mejor puede.

Bueno, después de este rollo, voy a la receta que no puede ser más sencilla.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 manzana por persona
  • helado de vainilla (o el sabor que más os guste)
  • frutos secos: uvas pasas y avellanas, pero aquí también lo adaptáis a los gustos de casa
  • 1 chupito de ron añejo
  • 50 g de mantequilla


Preparación:

Lavamos con cuidado las manzanas, les cortamos la parte superior para que quede luego como un sombrero, y las vaciamos. Yo utilicé un descorazonador y reservé la pulpa con un chorrito de limón.

En un cacito ponemos la mantequilla a fuego muy lento para que no se nos queme, añadimos el ron y los frutos secos y los dejamos unos minutos.

En la parte inferior de las manzanas ponemos parte de la pulpa que hemos reservado, encima una bola de helado de vainilla y regamos con la salsa que hemos preparado (ya tibia!)


Servimos inmediatamente, y veremos la cara de sorpresa y luego la cara de ummmm de nuestros comensales.



No me digáis, que no es un postre sencillo para el verano (y también para otras épocas), muy rico y que parece convertir una comida en una pequeña celebración.

Bo proveito! buen provecho!

martes, 17 de junio de 2014

Ensalada con salsa balinesa




Hace ya muchos años tuve la oportunidad de viajar a Bali y sus playas de ensueño. Realmente me fascinó la isla, sus gentes, su clima y por encima de todo sus fantásticas playas de aguas cristalinas y peces de mil y un color.

Quizás la gastronomía no fue lo que más me emocionó. Por el contrario a mi marido le encantó, así que tiene que haber para todos los gustos.

Ojeando estos días las fotos del viaje me acordé de una ensalada que preparaba en el hotel, mezclando los ingredientes que más me gustaban y una salsa deliciosa. Esta salsa que os propongo se parece mucho a aquella. Espero que os guste.

Ingredientes para 4 personas:
  • lechugas variadas
  • 1/2 cebolleta
  • 12 langostinos cocidos
  • 12 palitos de cangrejo
  • 2 zanahorias en rodajas muy finas (cortadas con mandolina mejor)
  • 2 huevos cocidos
  • 3 tomates 

Para la salsa:

  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadita miel
  • 2 cucharaditas de vinagre de módena
  • 1 cucharadita de especias para ensalada Carmencita


Preparación:

Lavamos y secamos con cuidado las lechugas. Las cortamos.

En una ensaladera ponemos las lechugas, la cebolleta cortada muy fina, las zanahorias en rodajas, los palitos de cangrejo en dados, los tomates en gajos, los huevos cocidos y cortados en trozos grandes y los langostinos cocidos y pelados.

En un bol mezclamos los ingredientes de la salsa y emulsionamos bien.



Servimos y ponemos el aliño.




Bo proveito!¡Buen provecho!

martes, 10 de junio de 2014

Galletas de copos de avena de Boone





Estas galletas llevaban pendientes de hacer y publicar un montón de tiempo, yo creo que desde el otoño.

En esas fechas me prestaron un libro que me encantó, El café de los corazones rotos. Es una novela entretenida, tierna, esperanzadora...alrededor de una mujer fuerte que se veía a si misma débil, y que se convirtió en una gran mujer, cuando tuvo que enfrentarse al momento más difícil de su vida.. En fin, la historia de muchas personas frente a la adversidad.

Os lo recomiendo. Al final de este libro, vienen una serie de recetas del sur de EEUU que tienen mucho que ver con la vida de la protagonista y una de ellas es esta receta de galletas.

Os dejo la receta original y entre paréntesis los cambios que hice yo.

Ingredientes:
  • 120g de harina (puse la mitad de harina maiz amarilla y la otra mitad harina con levadura)
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de canela
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1/2 taza de aceite de oliva (118ml) (puse un poquito menos de aceite)
  • 200 g de azúcar moreno (puse como 40g menos)
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 tazas de copos de avena (170g) (puse 150g)
  • pepitas grandes de chocolate

Preparación:

Mezclamos el aceite, el azúcar, los huevos y la vainilla. Añadimos la harina poco a poco, después el resto de los ingredientes, dejando los copos de avena para el final. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea y pegajosa.



Con una cuchara ponemos porciones de la masa en una bandeja de horno con papel de encerar, separadas unas de otras para que no se peguen. Se hornean  unos 12-15 minutos. Deben quedar blandita, no crujientes y duras.






Bo proveito!¡Buen provecho!

Imprime la receta